Consejos para una buena educación canina

Se ha puesto muy de moda últimamente el tema de la educación canina sobre todo impulsado por ciertos programas de televisión. Todos queremos mantener una correcta relación con nuestro can y podemos ver la importancia de darle una buena educación. La información sobre educación abunda y puedes sentirte abrumado por tantos datos. En este artículo vamos a hablarte sobre unas máximas que consideramos fundamentales para una buena educación canina.

Una buena educación canina se basa en el sentido común

  1. Antes de iniciar cualquier acción necesitas un tiempo para la investigación y la toma de decisiones. Investiga sobre educación canina. Ya has comenzado puesto que estás leyendo este artículo. En otras ocasiones te hemos hablado de educación canina como porque destrozan todo los perros. Si deseas seguir investigando, adelante, pero ten en cuenta que el mandamiento fundamental que siguen sin vacilar todos los buenos educadores caninos es basar el aprendizaje en la recompensa. Ten mucho cuidado con aquellos que usan conceptos como dominancia, que aconsejan corregir frecuentemente a tu perro o que utilizan la fuerza con ellos. Estos conceptos, aunque usados, están obsoletos. La educación en positivo y con refuerzos ha demostrado ser eficaz y mucho menos traumatizante para todos, dueños y perros.
  2. Toma un tiempo para decidir qué pautas deseas introducir en la vida de tu can, cuales quieres mantener y cuales quieres eliminar. La estrategia por seguir tras ello se define en base a estas decisiones iniciales. Debes tener muy claro estos puntos por lo que te recomendamos tenerlo por escrito. Si no vives solo, todos los miembros de tu casa deben participar de ello y debéis llegar a acuerdos que, una vez más deben constar en alguna parte para que todo esté muy claro. Todo este proceso es necesario ya que las órdenes que debes dar a tu perro deben ser claras y sencillas.
  3. Entre todos debéis adecuar vuestro día a día y hogar para que el perro consiga los objetivos de forma fácil. Aparta objetos o alimentos de su alcance, diseña momentos diariamente para poder entrenar en el adiestramiento, que todos los que conviven en tu hogar participen del mismo… Este consejo se resume en: pónselo fácil a tu perro. Cuanto más fácil sea para él más fácil será para ti.
  4. Si tu perro hace algo indeseado reflexiona con cuidado sobre qué es lo que ha pasado. Huye de la impulsividad a la hora de educar.
  5. Cualquier comportamiento que no sea normal en tu perro debe ser supervisado por su veterinario. Quizá sea señal de que está enfermo.

Una buena educación canina se basa en la paciencia

  1.  No todos los animales aprenden al mismo tiempo. Debes saber que es posible que tengas que repetir una y otra vez lo mismo muchas veces hasta que el perro lo aprenda.
  2. Hay que ser paciente y evitar caer en los castigos. Lo mejor que podemos hacer cuando el perro hace algo indeseado es ignorarlo. Cualquier atención que le brindemos para él es un refuerzo y le damos el mensaje de que puede repetir eso que ha hecho.
  3. No te pongas nervioso si hace algo “malo”. Como te decíamos, debes reflexionar cuidadosamente sobre lo acontecido. Ten paciencia con tu perro, seguramente estaba jugando o intentaba comunicarte algo. Cuando tengas claro que ha pasado, debes actuar.
  4. Ten en cuenta que un perro puede no aprender hasta los 4 meses de edad, así que no te desesperes.
  5. Espera situaciones en el día a día para enseñarle de forma natural lo que deseas que haga.

Una buena educación canina se basa en la constancia

  1. No podemos ir cambiando lo que esperamos del perro. Siempre las órdenes deben ser las mismas y debemos ser firmes con ello. No vale que un día pueda subirse al sofá y al otro no, siempre debe ser lo mismo.
  2. Siempre que se dé una orden debe ser sencilla y clara. Procura darla en un tono firme pero no que no suene demasiado duro, que el perro no entienda que le estás regañando.
  3. Si hace algo que quieres que se repita, inmediatamente debes recompensarle. Simplemente mostrándole lo contento que estás es suficiente. Recuerda que el refuerzo debe ser a continuación de la acción deseada, si lo haces después puede entender que el refuerzo es por otra cosa que haya hecho.
  4. Si hace algo que no deseas lo mejor es ignorarlo. Esto como te venimos diciendo tiene que ser siempre que lo haga. Los perros son muy sensibles a nuestro lenguaje corporal y cualquier señal por nuestra parte puede resultar en un refuerzo para él. Recordemos que nuestra atención es lo más preciado para nuestra mascota, de este modo podemos jugar con ella para obtener los resultados que deseamos.
  5. Ofrece en esos casos alternativas para que pueda aprender qué puede hacer en ese caso. Si quería salir a pasear y se ha puesto a cuatro patas sobre ti y eso es algo que no deseas, ignora el comportamiento, pero prepara la correa cuando veas que está más tranquilo y con todas sus patas sobre el suelo. Rápidamente asociará ese estado a salir a pasear y tenderá a repetirlo para conseguir salir a la calle.
  6. Todos los miembros del hogar y personas que convivan con el perro, lo paseen o se hagan cargo de él deben seguir las mismas pautas.
  7. El resumen es: debes ser disciplinado.
calcular el seguro veterinario
 

Volver

seguromedicoanimal.es es una referencia en el mundo de los seguros para mascotas. A través de nuestra web podrás contratar de manera fácil y sencilla el seguro para tu perro o gato ¿comenzamos?

Entradas recientes