Una mascota no es un juguete

Nuestras mascotas, nuestra responsabilidad

Ahora se acercan las fechas navideñas. La Navidad es un momento donde solemos obsequiar a nuestros seres queridos con aquello que más desean. Seguro que te estás planteando qué vas a regalar en estas fiestas. Lo mejor es prever qué regalos se harán, adquirirlos con tiempo para evitar las colas y aglomeraciones de último tiempo.
Las mascotas son algo deseado. Eso no puede negarse. Los más pequeños de la casa suelen desear contar con un perro o con un gato en casa. Es totalmente normal. Muchos de sus compañeros de clase y amigos tendrán mascota y el niño suele quiere ser igual que los demás. Los animales tienen la característica de resultar adorables, sobre todo cuando son cachorros. No es casualidad que los peluches se parezcan a ellos.
Un niño puede desear como regalo de Navidad una mascota. Es tu papel y responsabilidad valorar lo que una mascota implica en tu día a día y si este regalo puede ser viable.

Evita la compra impulsiva de animales

Aunque la concienciación sobre el tema es cada vez mayor, la actitud de adquirir una mascota llevados por las emociones persiste.
Este problema era tan importante en el pasado, que el Estado Español ha dispuesto una serie de leyes para evitar la compra por impulso de animales, intentando fomentar la tenencia responsable. Entre las medidas adoptadas está la limitación de la exposición de cachorros en los escaparates. Aparte de la crueldad que suponía para los animales, que sufrían estrés por las constantes llamadas de atención hacia ellos a través del cristal, esta actividad comercial llevaba a múltiples compras impulsivas. Sobre todo, los más pequeños se encaprichaban de algún ejemplar en concreto e intentaban hacerse con él por todos los medios. E igual que cuando consiguen una golosina en un supermercado a través de una pataleta, conseguían el animal. Al llegar a casa ese pequeño ser vivo debía ser cuidado con extremo cuidado. Los cachorros requieren de más atención, pues deben comer y hacer sus necesidades más a menudo, y deben llevar una educación completa y eficaz para su desarrollo satisfactorio. El niño que tanto lo pidió seguramente no cumpla con estas tareas, por no estar preparado o por no disponer de tiempo o madurez suficiente. Entonces, la carga del animal pasa a los padres que pueden estar en igual posición que el hijo. El animal pierde su encanto, es algo que consume recursos de tiempo y dinero y no es más que una molestia. Esto no lleva a otro camino que al abandono.

Compra mascotas con responsabilidad, evita el abandono de animales.

Cuando se aplicaron estas medidas restrictivas a las empresas comerciales de mascotas el objetivo que estaba detrás era exactamente intentar regular la enorme cantidad de animales que vivían en la calle. Este objetivo se cumple de dos formas:
·         Evitar las compras impulsivas, como hemos visto en el apartado anterior.
·         Fomentando la adopción de animales. Con estas medidas se perjudica a la venta de animales. Esto tiene sentido ya que los criaderos son los que proporcionan mascotas a estos establecimientos. En los criaderos se opta por una reproducción masiva a fin de que el negocio sea productivo y rentable. De esa manera, muchos animales pasan su vida en el criadero, con fines reproductivos, teniendo camadas cada muy poco tiempo y siendo separados de sus crías continuamente.
 
El destino de estas crías son las tiendas de animales, de este modo pueden ser abandonadas en la calle, ayudando a potenciar la sobrepoblación de animales sin hogar o bien sacrificados si pasado un tiempo no han sido vendidos.
Debido a estos dos motivos, se fomenta de forma activa la adopción. Consulta nuestra guía para adoptar perros para más información.

Si vas a comprar una mascota ten en cuenta estos consejos

Es posible que desees poseer una mascota de raza. Esto no está mal, para nada, es una decisión completamente personal. Normalmente en las asociaciones protectoras de animales no disponen de animales de raza pura, a excepción de galgos que son una raza que sufre de mucho abandono cuando termina la temporada de caza. De ese modo la única vía para obtener el can que deseas es la compra.
 
A la hora de comprar un perro te recomendamos que acudas directamente a los criaderos. De esa manera podrás observar las condiciones en las que se encuentran los animales, pudiendo rechazar aquellos que vean que no cuentan con las condiciones mínimas exigidas. El dueño del criadero te podrá proporcionar al cachorro que deseas sin mayores problemas. Si es un buen criadero procurarán que la separación entre cría, madre y hermanos se haga con todas las garantías posibles, evitando que exista sufrimiento animal. Puedes pedir consejo al criador, ellos conocen bien al animal.
Lo más importante, antes incluso de que acudas al criadero, es que dediques un tiempo a la reflexión.
 
El animal que llegará a tu casa si optas por la compra es un cachorro. Los cachorros requieren de más atención, tiempo y dedicación. Si tú y tu familia no disponéis de estas características, lo mejor es que consideréis adoptar un perro adulto que ya cuenta con educación y hábitos socializadores o bien no tener mascota por el momento. Todos los habitantes del hogar deben estar de acuerdo con la llegada del animal a la casa. Una pequeña discrepancia puede generar un problema familiar mayor y no es lo deseable para nadie.
 
Recuerda que tener un animal de compañía resulta saludable para todos, también para los niños. Gracias a los animales, los niños aprenden a responsabilizarse y adquieren fuertes valores de cuidado del medio ambiente y de amor y respeto por los animales.
La llegada de un amigo peludo para estas fechas no es una mala idea, pero debemos tomar la decisión con plena responsabilidad, humildad, sinceridad y criterio. 
 
calcular el seguro veterinario

Volver

seguromedicoanimal.es es una referencia en el mundo de los seguros para mascotas. A través de nuestra web podrás contratar de manera fácil y sencilla el seguro para tu perro o gato ¿comenzamos?

Entradas recientes